Absolut Chill Vol. 1

«Absolut Chill Vol.1 » recoge las emergencias sonoras en buena parte inéditas de un selecto grupo de artistas como Promisk, David Roa, Luis Junior o Amir Madani entre otros.

Año 2009

Categorías: ,

Descripción

 La plataforma discográfica -digital y física- radicada en Madrid dedicada a la difusión del mejor ambient y chill-out facturado en España y resto del mundo -leáse Absolut Ambient- acaba de editar un nuevo trabajo coral titulado genéricamente «Absolut Chill Vol.1 » que recoge las emergencias sonoras en buena parte inéditas de un selecto grupo de artistas entre los que destaca la presencia de David Roa -productor madrileño ganador del primer concurso «La Roca 08» en su apartado de tema libre-; Promisk -aka de Luis Ruiz, artista leonés que ya ha editado diferente material en AA y ahora lo hace con un tema extraído de su segundo EP «Second phase»; Zedel -nombre tras el que se sitúa el productor belga y participante del concurso de remixes «La Roca 08»; Newey – través de dos temas, uno de ellos «I belive» remezclado por Amir Madani, compositor de música electrónica Alemán que ganó el primer premio del concurso de «La Roca 08»-; el madrileño y ecléctico Luis Junior y por supuesto los impulsores de esta apuesta y label, Nacho y Francisco Sotomayor que, entre otros temas aportados, adelantan parte del track-list del recopilatorio «La Roca Antología 1999-2009» que se publicará a primeros del inminente 2010.

 En total se trata de quince pasajes de fascinante música electrónica contemporánea, enmarcada en ese amplio y errático espacio que es el ambient-chill, que desde el primer segundo busca en lo más profundo de nuestro sentir para desde ahí expandirse hacia todos los rincones donde haya lugar para la ensoñación y el placer de la evasión. Desde el inédito «Duende» que presenta Francisco Sotomayor y que desprende ese luminoso aroma andaluz que cabalga alegrando la nostalgia otoñal; los remixes de temas de Nacho Sotomayor, caso de «Noise whit life_Remix» que recoge la esencia del original para darle una acertada nueva dimensión; trabajos como «Lounge Times» de David Roa -con una línea vocal de primer orden que procura una sonoridad emocionante- o los sendos temas que presenta Promisk, puro disfrute sintético que no se ajusta a tiempos y espacios a lo largo de composiciones como «Autumn Light» o «Next Step». Además Zedel aporta ese toque más cercano a la abstracción y la ruptura amistosa y voluntaria de estilos como demiurgo sonoro y Luis Junior se atreve con 1719, una pieza cristalina, electroide y etérea tras el que se esconde un claro trasfondo club. Finalmente Nacho Sotomayor destaca con sus ya conocidos «Love» o «After the rain» en el que demuestra su cara más internacional y porqué está considerado como uno de los maestros de este género que deambula entre lo tangible y lo misterioso. Mención aparte y especial para ese «Misterium» a través del cual la extrema sensibilidad y altura sonora de los Hermanos Sotomayor se nos ofrece como un auténtico incunable de la música neo-culta realizada con máquinas en este albor del siglo XXI.